Galería de Imágenes

Mami, descubre cómo crezco dentro de tu barriguita …

Semanas 9 y 11

Ya mido de 2,5 cm a 5 cm y peso unos 15gr.
Mis orejitas están casi colocadas a ambos lados de la cabeza.
Mi piel es transparente.
Puedo cerrar y abrir los puños.
Mis huesos empiezan a endurecerse y dentro de mis encías están apareciendo los dientes.
Doy pataditas, aunque no puedas sentirlas aún.
Estoy aprendiendo a chuparme el dedo.
También he aprendido ya a tragar.
Mis uñas comienzan a nacer.

Semanas 12 y 14

¡ Ya mido entre 7 y 9 cm !.
Peso entre 20 y 45 Gr.
Mis huellas digitales ya están marcadas.
Ya puedo fruncir el ceño y hacer muecas.
Se empieza a desarrollar el lanugo, ese pelillo que me da calorcito.
Ya podéis ver si soy niño o niña.
Aunque no paro de moverme, duermo casi todo el día.
Trago el líquido amniótico constantemente, para que mi aparato digestivo y urinario funcionen y se fortalezcan.
Termino miccionándo dentro del propio líquido amniótico de Mamá.
Mi cuerpecito está ya totalmente formado y casi proporcionado.

Semanas 15 y 19

Mido entre diez y quince centímetros.
Mi corazón bombea 24 litros de sangre al día.
Aunque tengo uñas, no me puedo arañar.
Ya puedo mover todas mis articulaciones.
El cordón umbilical, por el que me alimento y me hace respirar, se hace cada vez mas grueso.
En poco tiempo comenzarás a notarme.
Las orejas, ya colocadas en su sitio, sobresalen de mi cabeza a ambos lados.
Soy muy flexible y es frecuente que tenga los pies pegados a la cara.
Empieza a desarrollarse mi sentido del oído, pero aún no puedo oírte.
Mis piernas y brazos ya están en proporción a mi cuerpo.

Semanas 20 y 23

Mido entre 20 y 24 cm, y peso entre 300 y 500gr.
Mi piel está cubierta por una capita de grasa llamada vernix que me protege del líquido amniótico.
En la semana 20 ya soy capaz de oir.
Ya puedes notar como me muevo .
En mi intestino se está acumulando meconio.
Mis párpados y mis cejas están totalmente desarrollados.
Me muevo mas de 50 veces en una hora.
A menudo juego con el cordón umbilical y me lo llevo a la boca.
Aunque esté despierto, mis ojos aún están cerrados.
Los ruidos fuertes no me molestan, aunque pueden sobresaltarme.
Mi piel es rosada, sea cual sea el color de mi piel.

Semanas 24 y 26

Mido entre 30 y 35 cm y peso entre 600 y 750gr.
Mi piel se vuelve más lisa, porque ya empiezo a acumular grasa debajo de ella.
Ya reconozco las voces y los sonidos.
Me muevo cuando mamá, papá o mi hermanito me hablan.
Si acaricias la barriga de Mamá, reconozco tu mano por tres características:

  • El calor corporal.
  • Su tamaño.
  • El peso de la misma.

Puedo parpadear incluso estando dormido.
Me está naciendo el pelo, pero él no es el culpable de tus ardores Mamá.
Empiezo a practicar la respiración.
Utilizo la placenta como almohada.

Semanas 27 y 30

Mido entre 37 cm y 40cm.
Peso entre 900 gr. y 1.400 gr.
Ya puedo abrir los ojos cada vez que esté despierto.
Me gusta saborear el líquido amniótico.
Aunque mamá me note moverme, ya sólo estoy despierto al día cerca de 4 horas.
Puedes notar mi hipo.
Me molesta la luz muy intensa y por eso me giro.
Soy capaz de distinguir la luz de la oscuridad.
Soy capaz de soñar.
Tengo cejas, pestañas y uñas.
Ya puedo bostezar.
Mamá necesito que tomes calcio y ácido fólico, ya que mis huesitos necesitan 200 milígramos para desarrollarse adecuadamente.
La postura que me ves al dormir será la misma que adopte cuando esté en la cuna.
Ya puedes encontrarme parecidos.

Semanas 31 y 35

Mido entre 41 y 46 centímetros.
Peso entre 1.500 y 2.300 gramos.
Mis rasgos faciales ya están totalmente definidos.
La luz intensa, especialmente la solar, me molesta y reacciono moviéndome.
Mi piel se va volviendo menos roja y menos arrugada.
Los huesos de mi cráneo aún son flexibles y blandos.
Al ser mas grande necesito más líquido amniótico para poder moverme. Necesito que bebas mucho agua.
Soy muy flexible, me gusta chuparme el dedo del pie.
Tu estrés y tensión lo noto y reacciono.